Tech Alsait

Cuando se emprende un negocio es importante conocer las obligaciones y los derechos fiscales que implica tenerlo, de lo contrario, podríamos tener problemas con el SAT (Servicio de Administración Tributaria) quien es el encargado de recaudar los impuestos federales a que están obligados todos los contribuyentes como personas físicas o personas morales.

Al iniciar el negocio es importante contar con finanzas sanas y sólidas, aspecto básico para estar libre de deudas. Podemos citar que hay expertos financieros que han olvidado incluir los impuestos en sus declaraciones, ocasionándoles esto, serios problemas. Las personas han buscado diferentes formas de evadir el pago de impuestos, sin embargo, debemos recordar que:

Sí tienes una cuenta en el banco seguramente tienes RFC aun cuando no te hayas dado de alta en el SAT, el banco tiene la obligación de informar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la apertura de cuentas, las operaciones mensuales mayores a $15,000 en efectivo en la cuenta de los usuarios, e informar de movimientos atípicos en la cuenta.

Si tienes ventas con tarjeta y estas no las declaras al SAT, porque no te has dado de alta en el RFC, la autoridad puede ejercer sus facultades de comprobación de 5 a 10 años inclusive, exigiéndote el pago de los impuestos correspondientes a estos años, así como las multas. En otros casos, puede congelar las cuentas, por lo que deberás explicar y comprobar la procedencia del dinero ya sea en efectivo, cobro con tarjetas, transferencias, SPEI, moneda extranjera, etc.

Esto nos lleva a buscar con interés como funciona el SAT y qué sabe él de mí y mi negocio, todo ello con el fin de evitar errores que puedan tener consecuencias fatales.

Por lo que es importante darte de alta con tu RFC y regularizar tu situación.

Si ya estas dado de alta en el SAT, tendrás la experiencia o te habrán contado que no se consiguen citas en el SAT, que están muy solicitadas y no hay, lo que te sugiero es actualizarlas a través de las aplicaciones del SAT, antes de su vencimiento o incluso vencidas.

Revisa que tu constancia de situación fiscal no tenga errores o datos que ya no corresponden a tu domicilio fiscal, teléfono, actividades que realizas y es de suma importancia que tengas acceso al correo que esta manifestado en tu constancia de situación fiscal, así como los datos que proporcionas en el buzón.

Algunos aspectos que son fundamentales para estar en paz y dormir tranquilamente con respecto a lo que sabe el SAT de ti son:

  1. Conocer tu RFC a 13 posiciones.
  2. Tener vigente tu contraseña de 8 dígitos CIEC.
  3. Archivos .key. req. cer. y contraseña de tu Firma electrónica
  4. Expedir y solicitar comprobantes por tus ingresos y egresos o gastos (CFDI)
  5. Conocer y consultar tus obligaciones fiscales (Constancia de Situación Fiscal)
  6. Tener tu domicilio fiscal verificado y localizado.
  7. Activar tu buzón tributario.
  8. Opinión de cumplimiento positiva.
  9. Tus datos bancarios actualizados.
  10. Testamento

Un punto importante que añadir en la lista para que puedas estar totalmente en paz es realizar tu testamento, es indispensable contar con él, en caso de fallecer deben dar de baja a la persona de lo contrario los impuestos seguirán corriendo y los herederos corren el riesgo de perder el patrimonio por los impuestos no pagados.

Si tú lo decides, puedes acceder a todos tus datos, independientemente del apoyo que te brinde el contador para estar más tranquilo.

Autora: Laura Arrieta

Conoce Nustro Curso de Habilidades para el Cumplimiento de Obligaciones Fiscales Corporativas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *